• urgitrans

Las preguntas más frecuentes sobre las vacunas para prevenir la COVID- 19

Las vacunas para prevenir la COVID-19 nos han proporcionado un alivio en la lucha contra esta pandemia. Su gran eficacia, en torno al 95%, constituyen un punto de inflexión en el camino por recuperar nuestra antigua normalidad. Pero es posible que nos surjan algunas dudas. En este artículo hemos recogemos las preguntas más frecuentes.

Todos nos quedamos cautivados con la soltura con que Araceli Hidalgo aceptaba de buena gana ser la primera persona en España que recibía la vacuna contra la COVID-19. Esta mujer, de 96 años, que vive en una residencia de Guadalajara, dio “gracias a Dios” por haber sido vacunada.

Ella dio el pistoletazo de salida, y ahora, a los demás, nos queda esperar nuestro turno. Y mientras ese momento llega, nuestra mente, alimentada por rumores o informaciones sin confirmar, puede que nos sorprenda con una sucesión de preguntas. En este articulo, vamos a abordar algunas de las más frecuentes.

1. ¿Cómo funcionan las vacunas de ARNm y de qué modo actúan para ayudar a prevenir la COVID-19?

Actualmente, hay dos vacunas disponibles que funcionan mediante el novedoso mecanismo de acción ARN mensajero. Una desarrollada por Pfizer/BioNTech y la otra por Moderna. El ARNm o ARN mensajero es un material genético que contiene instrucciones para producir la proteína pico del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. Ambas vacunas se han realizado con ARNm sintético.

El ARNm contiene instrucciones para que nuestro cuerpo produzca la proteína pico que se encuentra en la superficie del virus SARS-CoV-2, cuya forma se parece a las pelotas con púas de goma que a los perros les encanta perseguir. Una vez que se inyecta la vacuna, los macrófagos (un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye y estimula las células del sistema inmunitario) captan el ARNm cerca del lugar de la inyección e indican a las células que produzcan la proteína pico. La proteína pico aparece en la superficie de los macrófagos. El cuerpo reconoce la proteína pico como un invasor y comienza a producir anticuerpos contra ella. Después las enzimas descomponen el ARNm en pedazos inofensivos y se eliminan. Ningún virus vivo participa en esta batalla y ningún material genético ingresa en el núcleo de las células.

Si más tarde los anticuerpos tienen que enfrentarse con el virus real, ya estarán listos para reconocerlo y destruirlo antes de que cause la enfermedad.

2. ¿Qué se sabe sobre la vacuna Pfizer / BioNTech COVID-19?

El pasado 21 de diciembre, la Comisión Europea (CE) autorizó la comercialización de la vacuna desarrolla por Pfizer y BioNTech para prevenir la COVID-19 causada por el virus SARS-CoV-2, en personas de 16 años en adelante. Esta aprobación se produjo después de que los expertos del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), emitiera una opinión positiva para la autorización de la vacuna basándose en los datos presentados.

Estos resultados, publicados en la revista científica New England Journal of Medicine (NEJM), mostraron que la vacuna reducía el riesgo de contraer la COVID-19 en un 95%. Los datos se obtuvieron de un ensayo clínico que reclutó a casi 44.000 personas. Cada uno de ellos recibió dos inyecciones con un intervalo de tres semanas. La mitad de ellos recibió la vacuna mientras que a la otra mitad se le dio placebo (sustancia inocua; en este ocasión fue una inyección con agua salada).

De las 170 personas que contrajeron la COVID-19, 162 estaban en el grupo de placebo y ocho en el grupo de los que recibieron la vacuna. Nueve de los 10 casos graves que se registraron durante el ensayo estaban el grupo que recibió placebo, lo que sugiere que la vacuna redujo el riesgo, tanto leve como grave, de contraer esta enfermedad.

Según el artículo del NEJM, la vacuna resulto efectiva en personas de diferentes razas, peso, edad y que tenían o no otras enfermedades. Ninguno de los participantes en el estudio experimentó efectos secundarios graves. La mayoría, en cambio, aseguró haber tenido dolor en el lugar en el que se les aplicó la inyección. Además, la mitad de las personas que recibieron la vacuna tuvo dolor de cabeza de leve a moderado o ambos. También fueron muy comunes los escalofríos y la fiebre, pero. al cabo de las 24 o 48 horas, estos síntomas desaparecieron en la mayoría de los casos.

La administración de la vacuna requiere dos dosis. La segunda dosis se pone al cabo de tres semanas. Aunque con la primera dosis la vacuna ofrece una protección razonable, no es hasta la segunda dosis hasta que se obtiene una protección más eficaz. Sin embargo, todavía no se sabe cuánto dura la inmunidad proporcionada por la vacuna.

3. ¿Qué se sabe sobre la vacuna producida por Moderna para prevenir la COVID-19?

La Comisión Europea autorizó, el pasado 6 enero, el uso en los países europeos de la segunda vacuna contra la COVID-19, desarrollada por la compañía estadounidense Moderna. El proceso de aprobación fue el mismo que se siguió con la vacuna de Pfizer y BioNTech. Pero, a diferencia de su predecesora, su uso solo ha sido autorizado en personas mayores de 18 años.

Esta aprobación se ha basado en los datos del ensayo clínico que presentó la compañía y que muestran que la vacuna tiene una eficacia general del 94,1% en la prevención de la COVID-19. En el estudio participaron 30.400 adultos. La mitad recibió la vacuna y a la otra mitad se le administró placebo (agua salada). Al final del estudio se registraron 196 infecciones, de los que 185 pertenecían al grupo que recibió placebo y 11 procedían del grupo al que se le proporcionó la vacuna. De estos casos, 30 desarrollaron una COVID grave y todos ellos se produjeron en el grupo de placebo. Lo que, claramente, sugiere que esta vacuna reduce el riesgo de sufrir una enfermedad grave.

La vacuna ha resultado efectiva en personas de diferentes razas o etnias, en mayores y en menores de 65 años, en hombres y en mujeres y en personas con o sin patologías previas.

Los efectos secundarios más comunes fueron muy parecidos a los que se registraron en la vacuna de Pfizer y BioNTech: dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en las articulaciones y escalofríos.

La vacuna también requiere que se pongan dos dosis, separadas entre sí por cuatro semanas. Y, al igual que pasaba con la anterior, no se sabe cuánto tiempo durará la inmunidad.

Esta vacuna, a diferencia de la Pfizer, es más fácil de almacenar, dado que puede estar a temperaturas normales de congelación y no necesita, como la anterior, estar a una temperatura ultrafría.

4. ¿Qué puntos hay que destacar sobre la eficacia de estas vacunas?

En primer lugar está vacunas han prevenido que las personas desarrollen una enfermedad grave. Este hecho es especialmente destacable dado que esta prevención podría hacer que la COVID-19 pasara de una amenaza global a ser, tan solo, una molestia, como lo es un resfriado común.

En segundo lugar, los datos de eficacia se han obtenido en grupos muy representativas de todo tipo de población.

En general, estos resultados sitúan a ambas vacunas a la altura de las vacunas más efectivas con las que contamos hasta la fecha, como puede ser la vacuna contra el sarampión.

5. ¿Durante cuánto tiempo las vacunas protegen a la persona que la ha recibido? ¿Se requiere que se administren dosis de refuerzo?

Dado que las vacunas se han probado durante el verano del 2020, todavía no ha pasado suficiente tiempo para saber cuánto tiempo dura su protección. Los datos del estudio fase 1 de la vacuna de Moderna sugirieron que los anticuerpos neutralizantes se mantuvieron durante casi cuatro meses y que con el tiempo fueron disminuyendo.

Debido a que no se cuenta con esta información no existe ninguna recomendación específica sobre si sería necesario administrar dosis de refuerzo.

6. Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 ¿son efectivas frente a las nuevas variantes del coronavirus?

La evidencia sugiere que la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech es eficaz contra las nuevas variantes del coronavirus. Respecto a la vacuna de Moderna, se están realizando pruebas contra las nuevas variantes.

Las nuevas variantes son más contagiosas, pero no parecen ser más letales. Una variante, la llamada B.1.1.7 , se detectó por primer vez en el Reino Unido. La otra, denominada, B.1.351, se originó en Sudáfrica. Ahora, estas variantes se han detectado en países de todo el mundo.

Ambas variantes contienen mutaciones en la proteína de pico del virus. Las proteínas de pico de la superficie del virus SARS-CoV-2 se unen y permiten que el virus ingrese en las células humanas. Ambas variantes comparten una mutación (denominada N501Y) en la proteína de pico, que permite que el virus se una más estrechamente a las células humanas. Esta mutación provoca que esta nueva variante del virus sea más contagiosa.

Para probar la eficacia de la vacuna ARNm de Pfizer/BioNTech contra las nuevas variantes, los investigadores crearon un virus con la mutación N501Y. Después tomaron muestras de sangre de 20 participantes del ensayo clínico y expusieron sus muestras al virus con la mutación N501Y. Descubrieron que los anticuerpos producidos por la vacuna impedían que el virus mutado infectara a las células humanas tan eficazmente como había hecho antes con el virus que no tenía la mutación.

Pero se necesitan más estudios que demuestren este hallazgo en condiciones reales, no de laboratorio. Tampoco se sabe cuánto tiempo dura la protección que proporcionan las vacunas y si también actuará frente a otras mutaciones encontradas.


Natividad Otonín - Médico del centro residencial Sanitas Las Rozas



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo